Mi concepto de belleza reside en la sencillez bien calculada y la convivencia con la naturaleza. Creo que la elegancia se encuentra en lo sobrio y necesario, en respetar las texturas y la vida de los materiales. En aprovechar aquello que ya existe y elevarlo al lujo de ser disfrutado por nuestros sentidos.

Me cautivan los espacios que unen el interior con el exterior y los convierten en un solo ambiente. Las líneas no forzadas, el blanco como punto de partida y los materiales naturales me inspiran y están siempre presentes. 

Para mí el diseño es algo que fluye y se entrelaza con el entorno. No debe ser forzado ni desordenado, un diálogo entre las texturas, colores, olores, formas y luces. No es algo aleatorio ni preestablecido. Nos define y nos permite definirnos a la vez. Nos transforma y se transforma a lo largo de la vida. Es una forma de expresarnos y de ver el mundo en el que vivimos. Es la oportunidad de cambiar aquello que nos disgusta.

 

 


          
El propósito de mis proyectos es conectar cada persona con su esencia a través de la naturaleza hecha diseño.

  • instagram